Creating…

A lo largo de nuestra vida, hay momentos que nos dejan sin aliento y otros, que nos dejan sin la capacidad para respirar. Cuando pasan tantas cosas que nos dejan sin respiración, cualquier pequeño gesto o gran hazaña se vive con una ilusión especial.

Pero lo más curioso es ver que, a pesar de todo, la ilusión puede recuperarse. Se puede volver a soñar con esas cosas que siempre fueron tu mundo, volver a soñar con cosas normales, y no con milagros. Aunque se sigan esperando los milagros.

Así que hoy tengo que darle las gracias a alguien, que ha conseguido devolverme (y no es la primera vez) la sonrisa; Una sonrisa ligada a una ilusión tan grande que consigue derribar todos los muros.

Simplemente, hoy me tocaba dar gracias.

Anuncios