¿Fracaso?

Hoy tengo una pregunta que nunca pensé que pudiera dar para tanto:

¿Qué es el fracaso?

Lo más interesante de esta pregunta es que su respuesta dependerá en gran medida de a quien le estemos preguntando. Para mí, la gran mayoría de nuestros fallos no son fracasos sino tropiezos, piedras en el camino que existen para que aprendamos alguna lección y, sólo si no somos capaces de aprender esa lección, se convierten en fracasos.

Me doy cuenta cada vez más de que existen personas incapaces de ver este vaso del fracaso medio lleno. Cada mala noticia es solo eso, algo malo, negativo, una razón para estar triste y nada más. Pero, si no es nada más, ¿Qué razón tiene para existir? Quizás no haya ninguna y sea sólo eso, que la vida es así, pero creo que es mucho más fácil vivir pensando en lo bueno escondido tras cada una de esas piedras. Y sobre todo mucho más bonito (La vida ya es bastante turbia por sí sola como para verla desde su ángulo más oscuro).

¿Son el éxito y el fracaso caminos opuestos?

Desde luego que no. Son muy pocos si es que existen los que han logrado tener verdadero éxito, ya sea en el ámbito laboral o personal, sin sufrir antes algún que otro fracaso (¡o incluso muchos!). Esto debería dejarnos claro que el fracaso (o tropiezo) no es más que la primera parada en el camino hacia el éxito.

señal-de-dirección-de-madera-en-blanco-aislada-en-blanco-24304101

Dicho esto, ¡fracasad! o mejor dicho, tropezad. Tropezad sin parar, pero nunca perdáis de vista la lección que se esconde detrás de cada piedra, porque si no os desviaréis del camino correcto.

Anuncios