Sin esperar nada a cambio

Hay situaciones que te hacen darte cuenta de muchas cosas. Es curioso como un sólo segundo, una decisión, una noticia, algo efímero a fin de cuentas, puede hacerte comprender una gran lección de vida.

Hoy, después de un mes de noticias y decisiones, de segundos que cambian vidas, tristemente me doy cuenta de que no importa lo que hagas por alguien, al final será ese alguien quien decidirá si está o no cuando tu lo necesites. En realidad nunca dependió de ti pues hay personas que incluso sin que tu hayas puesto tu granito de arena, no dudarán en darte toda su ayuda y apoyo, y otras que habiendo recibido de ti todo lo posible, simplemente desaparecerán de tu vida.

Lo uno nos da una grata sorpresa y lo otro una tremenda decepción. Después de esto, me doy cuenta de que el dicho “da sin esperar nada a cambio” no es tan filantrópico  como parece en un primer momento; ahora tiene otro sentido: Da sin esperar nada a cambio, pues lo que recibas de esta persona no va a depender de lo que le diste.

hands-and-heart

Sin embargo, lo que le des sí que te definirá como persona, te aportará estabilidad emocional, calma, y al final del camino, tendremos lo que dimos, aunque debamos entender que no necesariamente vendrá de aquellos que fueron afortunados de tenernos.

Anuncios

Palabras

Qué fácil es decir “te quiero”. Son tan sólo dos palabras, muy muy fáciles de pronunciar. Y la gran tendencia que tiene la gente a decirlas sin ton ni son.

No me digas “te quiero”, quiéreme. No me vendas falsas realidades que queremos que existan pero no existan. No intentes que entienda lo que simplemente, no es verdad.

Quien quiere, quiere y quien no, no. Y todo lo demás sobra.

Cuántas veces nos sentimos decepcionados por personas que dicen una cosa y hacen otra, o personas que cumplen siempre y cuando no les suponga demasiado esfuerzo.

A lo mejor no es que no quieran, sino que el problema radica en la cantidad. Te quieren, pero no lo suficiente. Nadie está diciendo que se pidan imposibles; de hecho, ni siquiera que se pidan, pues estas cosas surgen en los momentos más inesperados y tan sólo una vocecita en tu cabeza te dice “Esto no me lo esperaba”.

En fin, que menos palabras fáciles, habladas, escritas o pensadas, y más hechos. Que no es tan difícil tener un bonito gesto. (De vez en cuando, al menos).palabras1