Demasiado

Llega un momento en que los problemas no te derrotan, te cansan.

Siempre se ha dicho que las desgracias nunca vienen solas, que la vida tiene épocas que nos ponen a prueba. Cuando llevas mucho tiempo en una de estas épocas, las cosas siguen golpeándote por supuesto, pero tu ya no sientes los golpes. Empiezas a saber que te han golpeado por las cicatrices que vas encontrando por tu cuerpo, pero dejas de ser totalmente consciente de lo que te ocurre para pasar a encontrarte en un estado de falsa felicidad que te acompaña cada día.

Hasta que en algún momento, todas las cosas se unen y te tumban de un sólo golpe. De repente eres consciente de todo lo que te rodea, demasiado consciente incluso. Tanto, que exageras cualquier cosa que sientas en ese momento, porque lógicamente, todo junto es demasiada tela que cortar.

Ahora sólo queda mirar adelante, a ese gigante que espera puño en alto. Y correr hacia su estómago para pegarle con todas nuestras fuerzas. No va a irse pero, ¿Qué otra opción nos queda?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s