Venga, ataca. Lo estoy esperando.

Hace varias lunas que desperté en el bosque de nuevo. Por extraño que parezca, esta vez ni siquiera se que hago aquí. Tan sólo se que de repente, sus árboles parecen mas frondosos, no dejan pasar la luz. Pero esta vez no estoy sola, hay alguien entre las sombras aunque no parece venir para ayudar. Intento levantarme, intento hablar con esa sombra, pero todo lo que obtengo es el aullido del viento que me hiela los nervios y me sienta de un plumazo.

Casi prefería la soledad… Y ahora me doy cuenta. Estoy cansada. Es simplemente eso, el cansancio me trajo al bosque, uno del que te deja horas dándole vueltas a la cabeza. Quizás la única opción lógica sea quedarme a pasar un rato, reconectar con el sufrimiento para volver a entenderlo.

Y a pesar de todo, sólo oigo una frase: “Venga ataca, lo estoy esperando”

No puedo dejar que venza, no se si es orgullo o miedo, puede que ambas, pero están volviendo todos las bestias que creí dejar atrás y eso no puedo permitirlo. Ya tengo mi leño en llamas, preparado para espantar los demonios.

“Que vengan”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s