Ya queda menos

Otro desafío.

Me he dado cuenta de que pase lo que pase, siempre hay que tener la cabeza bien alta. Después de tanta lucha, que aún sigue en pie, hay momentos en los que uno se cansa de luchar. Y es entonces cuando debemos coger más fuerzas, porque dicen que no hay temporal que mil años dure y en algún momento llegará la calma que tanto necesitamos.

Mientras tanto, todos tenemos personas a nuestro alrededor que con una sonrisa, un comentario adecuado en el momento apropiado, un abrazo o un “estoy aquí”, nos permiten seguir caminando y luchando, nos hacen ver el sol que se esconde tras las nubes. Así que gracias a todas esas personas que se dan un paseo conmigo y me dejan ser yo misma, a aquellas que desde lejos siempre están pendientes, a aquellas que en un pequeño rato pueden traerme de vuelta del lado más oscuro, a quienes me dan a sus cositas más pequeñas para que me alegren el día (o la noche) y sobretodo, gracias a quien cada día me dice “ya queda menos para que pasemos esto”.  A los antiguos y a los nuevos, gracias.

Que ya queda menos.

Anuncios

Trabajo

El trabajo… En los últimos años es el tema estrella en España y sin embargo, por más que se habla de él creo que hay mucha gente que no sabe lo que realmente implica trabajar. Implica que te aguantas con un horario que no siempre te gusta y con unas condiciones que no siempre son las idóneas para poder mostrar tu capacidad y tu valía, para poder aportar al mundo tu granito de arena y, más en tiempos como estos, contribuir a que todo mejore. Si vamos por la vida esperando a que alguien nos llame y nos diga de buenas a primeras “Oye, te llamo porque tengo el trabajo de tus sueños, vas a cobrar un pastón y sólo tendrás que trabajar de Lunes a Jueves, cuatro horitas diarias”, vamos listos. Señores, eso de toda la vida es media jornada. Y nadie te va a pagar un sueldo completo por trabajar la mitad. Estoy harta de llamar a gente y que pongas excusas, o digan que si y luego no se dignen ni a aparecer, lo cual me parece aparte de demencial, una grave falta de educación y consideración.

Las cosas no mejoran porque si, porque se lo pidamos a papa estado y confiemos en un politico u en otro. Las cosas mejoran con esfuerzo de todos, esfuerzo por dejar de estafar (todos, que ni mucho menos sólo los políticos son corruptos), por trabajar duro y no pensar únicamente en el beneficio personal, por sacar adelante lo que entre todos hemos echado atrás.

Dejar de buscar culpables y empezar a solucionar el problema. Aunque claro, para eso hay que mover el culo y no todo el mundo está dispuesto. Es mucho más fácil quedarse tumbado en un sofá rellenando solicitudes desde nuestro modernisimo smartphone para tener nuestra conciencia tranquila porque “yo estoy buscando trabajo, pero la cosa esta muy mal”.

Y asi nos va.