Feliz Navidad

Con el paso de los años (y mira que no soy yo ninguna adulta) la navidad va cogiendo un sabor agridulce. Es a la vez el momento de soñar y aquel en que los sueños son demasiado imposibles. Pero el espíritu navideño es fuerte y si nos damos cuenta de todo lo que nos rodea, veremos que es una época para ser felices y dar gracias por lo que tenemos. Ya tendremos tiempo de pensar, de momento esperemos a Papá Noel.

merrychristmaskitten
    Tened una muy Feliz Navidad
Anuncios

Creating…

A lo largo de nuestra vida, hay momentos que nos dejan sin aliento y otros, que nos dejan sin la capacidad para respirar. Cuando pasan tantas cosas que nos dejan sin respiración, cualquier pequeño gesto o gran hazaña se vive con una ilusión especial.

Pero lo más curioso es ver que, a pesar de todo, la ilusión puede recuperarse. Se puede volver a soñar con esas cosas que siempre fueron tu mundo, volver a soñar con cosas normales, y no con milagros. Aunque se sigan esperando los milagros.

Así que hoy tengo que darle las gracias a alguien, que ha conseguido devolverme (y no es la primera vez) la sonrisa; Una sonrisa ligada a una ilusión tan grande que consigue derribar todos los muros.

Simplemente, hoy me tocaba dar gracias.

Christmas

Cada uno encuentra la navidad en un rincón diferente. Para mí, siempre ha sido algo mágico que me llenaba de alegría. Ver a los niños disfrutando entre canciones y luces por todas partes, ver la magia de la vida en cada momento, pues todos estaban de mejor humor, con el corazón blandito…

Pero siempre hay un símbolo que nos llega más que otro y para mí, es el árbol de navidad. Pero no vale cualquier árbol, tiene que ser el mío. El de mi casa, el que preparamos cada año entre toda la familia y que lleva inalterable tantos años.

Quizá por eso fue en ese momento, al ver el árbol (incluso aún sin terminar y ni mucho menos encendido) cuando entendí de golpe todo el miedo que le tenía a la llegada de la navidad. Hasta ahora había pasado por ella deleitándome de los detalles habituales sin que me supusiera un dolor que realmente fuera notable. Sin embargo, ver el árbol esperando mi parte, que lo adornara como cada año, como si nada hubiera cambiado cuando han cambiado tantas cosas.

No había imagen en mi mente, no había nada realmente dentro de mi en ese momento, simplemente las ganas de expulsar lo que tanto tiempo había estado escondido dentro. Y ahora noto como si hubiera perdido a esa parte y la echo de menos… Era parte de mi conexión con quien ya no está, mi forma de echarlos de menos. Supongo que tendré que habituarme a esta nueva forma, más dolorosa, y luchar por que sea lo más llevadera posible.

Desde luego, la magia de la navidad existe. Al feliz le hace ser mejor persona y ayudar a aquél que no lo es tanto. Y al triste le enseña el camino para cambiar las cosas.

navidad